Protestan contra clínicas de abortos en Dallas

0
548

Un grupo de personas que luchan en contra de las clínicas de abortos, se reunieron durante el jueves 4 de agosto del 2016 en la esquina de las calles Greenville y Royal Lane en la ciudad de Dallas, Texas 75243 portando imágenes de niños que fueron abortados por madres que no deseaban tener a su bebe.
Entre el grupo de personas, estaban Todd Bullis y sus hijos Joseph y Cindy Bullis quienes se acercaban a las madres embarazadas para mostrarles las imágenes ampliadas de los restos mortales de bebes que han sido abortados en clínicas similares a donde estaban protestando “
“Estamos al frente de esta clínica de abortos con el fin de llamar la atención de al menos una (1) mujer para que no haga su aborto. Sabemos que aquí realizan los abortos, y nuestro objetivo es salvar la vida de un bebe en el día de hoy” explico Cindy Bullis una niña de 11 años de edad que junto a su hermano Joseph de 13 años y su padre Todd Bullis vinieron el objetivo de convencer a una futura madre de no abortar a su bebe.
“Por favor madres no maten a sus bebes que están creciendo en su vientre” fueron las palabras de Joeph Bullis “no entiendo porque algunas mujeres están matando a sus bebes en su vientre. Un día, estas mujeres van a estar al frente de Dios y tendrán que dar cuenta a Dios de lo que hicieron con la vida de un ser humano que estaba vivo en su vientre” explico Joseph.
El periódico “El Comunicador de Dallas” se puso a investigar acerca de este fenómeno y encontró una fuente de investigación llamada “Forum Vida” donde se indica que existen Clínicas abortistas de EE.UU., que comercializan las vidas de los abortos, vendiendo sus restos a los laboratorios.
De acuerdo a la investigación de la mencionada fuente, se han hecho aproximadamente un millón ochocientas setenta mil transacciones de restos de fetos podían tener lugar cada año en los Estados Unidos, según afirma una científica experta en fisiología que dice: “La industria del aborto extiende su negocio” Un páncreas que proviene de un feto de más de ocho semanas cuesta 100 dólares, 75 dólares si el feto tenía menos de 8 semanas. Las orejas y los ojos pueden ir de 50 a 75 euros y el cerebro es lo más caro, 999 dólares si proviene de un feto de menos de 8 semanas, pero si está visiblemente dañado tiene un descuento del 30%.
El pulmón y el corazón, en bloque vale 150 dólares y un cadáver embrionario intacto de menos de 8 semanas cuesta 400 dólares, 600 si es mayor. La sangre del cordón umbilical sale a 125 dólares, la columna vertebral a 150 dólares y la médula espinal cotiza a 325 dólares. ¡Ah!, si compra extremidades, está obligado a adquirir el par como mínimo.
“Aunque este lenguaje pueda parecer muy duro, no se trata del listado de precios de una tienda de despojos del mercado de la esquina. No se llamen a engaño, es el precio que pagan centros de investigación biotecnológica a las clínicas abortistas de Estados Unidos y Canadá para investigar con los restos de los niños abortados” explica la investigación planteada sobre el aborto.
Las clínicas abortivas de Estados Unidos comercializan con los restos de los fetos abortados en sus salas. ¿Y quién quiere comprar esos restos de piel, orejas, ojos, hígados, páncreas…? Pues la investigación médica actual se ha convertido en una fuente de negocio ‘extra’ para los laboratorios que hacen negocio sesgando vidas y luego las venden a través de unos precios estipulados y fijados.
Es lo que ha afirmado la doctora Theresa Deisher en un discurso pronunciado el pasado 10 de diciembre del 2015 en Washington, DC. Deisher es fisióloga molecular y celular, y su trabajo está reconocido internacionalmente como experta en medicina regenerativa.
La científica constata que a lo largo de la Historia cuando el hombre ha querido explotar a otros hombres, “lo que primero tenemos que hacer es cambiar nuestra forma de pensar sobre ellos y, por supuesto, luego en realidad tenemos que deshumanizarlos, y por lo general hacemos eso negándoles el alma. En consecuencia, en realidad ellos no son humanos como el resto de nosotros” concluyo la doctora Deisher. Los Fetos mientras más maduros, más valiosos son.

Todd Bullis y sus hijos Joseph y Cindy Bullis, se colocaron al frente de una clínica de abortos en la ciudad de Dallas para protestar en contra de esta actividad, porque según ellos, desean salvar al menos la vida de un niño que se encuentra en gestación en cada una de las mujeres que acuden a este centro para abortar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here