“Colombia una historia de Acuerdos con Narcoterroristas en procura de la PAZ”

0
911

Jorge Giraldo dice SI en el plebiscito de Colombia

Dallas, Texas. Serie de cuatro notas: Sobre el Plebiscito en Colombia para negociar la paz en Colombia. En esta oportunidad colocamos las ideas de Jorge Giraldo, uno de los cuatro ponentes de la sesión informativa que realizó la Asociación Colombina del Metroplex, que preside Luis Lara. Y, quien comenzó su discurso con el siguiente título:

“Colombia una historia de Acuerdos con Narcoterroristas en procura de la PAZ”

img_9630 img_9619

Jorge Iván Giraldo Sánchez, es un Economista egresado de la Universidad de Manizales. Analista y Estratega Político y Colaborador de CNN. Creador del Blog: “Desde el corredor de la Ilusión”, análisis políticos y económicos. https://jorgegiraldo341.wordpress.com/

Palabras de Jorge Giraldo: “La Democracia es una construcción que se realiza a lo largo de los años, pensar en una democracia consolidada y madura en Colombia, es por decir lo menos, una utopía; las prácticas de los partidos políticos, de los líderes y candidatos, desdicen mucho de la transparencia en el ejercicio de elegir y ser elegido, en una sociedad, que se ha ido acostumbrando al “todo vale”, la síntesis criolla de “el fin justifica los medios”.

Sin embargo, como espectador observo en el actual debate del plebiscito, unos estadios superiores de democracia y civilidad, hasta el día de hoy los defensores y simpatizantes tanto del SI como del NO, se han podido manifestar libremente, parto de este punto, para contrastar el presente con otros escenarios similares por los cuales hemos trasegado en las últimas décadas, pero en condiciones totalmente opuestas.

Para sustentar mi opinión, debo partir de la premisa que la FARC se convirtió en un grupo de Narcotraficantes que, para establecer su dominio territorial, en donde se encuentran los cultivos de hoja de coca, los laboratorios de procesamiento del alcaloide y a su vez el punto de partida de las rutas del tráfico de drogas que van a terminar en México, realizaban acciones terroristas como arma de intimidación y consolidación territorial.

democracia si-no

Si la Farc es un grupo de Narcoterroristas, podemos afirmar, que no es la primera vez en nuestra historia reciente, que el gobierno y el estado Colombiano negocian acuerdos (en procura de pacificar el país), con grupos de Narcotraficantes y Terroristas.

Para 1990 cuando el estado se encontraba en plena lucha  contra el Cartel de Medellín, el gobiernos del entonces presidente Cesar Gaviria, como resultado de una negociación tácita y secreta, -(que en su momento denunció “El Espectador”, diario de la familia Cano)-, firmó los Decretos de “sometimiento a la justicia”, con los números 2047 de 1990 y  303 de 1991, los cuales en su esencia les dio una salida legal a los miembros de este Cartel , con el único objetivo de desarticular éste grupo de Narcoterroristas que bañaron literalmente en sangre a Colombia, los mismos que durante su accionar asesinaron:

4 candidatos a la presidencia (Galán, Jaramillo Ossa, Pardo Leal y Pizarro León Gómez. 2 Coroneles de la Policía Nacional (Ramírez y Franklin Quintero).

COLOMBIA/PERSONERBernardo Jaramillo, mördad ordförande för UP.FOTO: DICK EMANUELSSON
COLOMBIA/PERSONERBernardo Jaramillo, mördad ordförande för UP.FOTO: DICK EMANUELSSON

presidensiales

El procurador General de la Nación (Carlos Mauro Hoyos). Todos los miembros de nuestra Corte Suprema de Justicia. El director del Espectador Don Guillermo Cano. El ministro de Justicia Lara Bonilla. El gobernador de Antioquia Antonio Roldán Betancur. Periodistas, miles de Policías y Militares, Agentes e informantes de la DEA, Jueces, Magistrados, la comisión judicial de la Rochela, dirigentes de derechos humanos y líderes políticos. El mismo Cartel que detonó  bombas en el Espectador, El DAS, en empresas como Drogas la Rebaja y Pintuco, el avión de Avianca y otras en diferentes sitios de Medellín, Cartagena y Bogotá.  El mismo Cartel que secuestró periodistas como Diana Turbay (asesinada), Pacho Santos, Andrés Pastrana, Azucena Liévano, secuestrados sin dejar de mencionar todas aquellas personas que, por tener vínculos con algunos círculos de poder, fueron sus víctimas. Para éstos delincuentes, terroristas y narcotraficantes, que a una sola voz lucharon bajo el lema “preferimos una tumba en Colombia, A  una calabozo en los Estados Unidos” lema-de-los-extraditables fueron diseñados éstos decretos,   sometiéndose a ellos los hermanos Ochoa y otros quizás menos reconocidos, pero con músculo financiero suficiente para poder consolidar en el inmediato futuro, empresas, comercializadoras al detal y sociedades agrícolas, que perduraron en el tiempo como prósperas compañías;  personajes que saldaron sus cuentas con la sociedad Colombiana con 5 años de prisión, o aquellos que por diversas razones no acudieron al llamado del estado, terminaron su vida delictiva en algún tejado de Medellín, pagando largas condenas. Quienes vivimos ésta época, sabemos que poner éstos decretos en discusión del pueblo, no hubiese sido una buena idea, el únicos que tuvo la valentía de denunciar y cuestionar éste proceso de sometimiento a la justicia fue como ya lo había dicho el diario la familia Cano, que en su columna editorial lo interpretó y definió como la claudicación del estado, nadie más levantó la voz, nadie quiso dar el debate, algo que en su momento no era lo más inteligente y rayaba con un proceder suicida, estando en la calle, Pablo, Popeye, El Osito, Pinina y otras joyas de esa siniestra corona.

cesar-gaviria farc-narcois

El debate del Plebiscito, lleno de  imperfecciones y engaños,  de posturas maniqueas, de una dialéctica que guarda en lo más profundo intereses personales, gremiales, políticos, económicos y de clase,  plagado de  propaganda negra, tanto de quienes van por el SI, como por quienes van por el NO. Este ambiente alejado de la  civilidad, dista de ser el adecuado, sin embargo y muy a pesar de todos estos errores, es un peldaño arriba en la construcción democrática que el país necesita, por lo menos hemos podido dar el debate, la discusión y los argumentos, libres de amenazas y muerte y sin tener la injerencia interpuesta de las armas, contando con la aquiescencia de un gobierno que ha procurado en la consulta al soberano de la democracia, el pueblo, la decisión última y final, de un destino en el cual nos encontramos involucrados todos.

Estamos en un momento histórico y álgido, si Colombia no es capaz de democratizar la paz, entonces tiene que ser capaz de socializar la guerra, esto quiere decir, que así como todos hemos asumido el reto de decidir sobre este acuerdo, cual quiera sea el resultado final, debemos continuar construyendo un camino para la paz, bien sea por la vía del dialogo o la confrontación, con un ejército nacional, donde todos los colombianos sin distinción de raza, credo y clase social, sean protagonistas. Finalizó el escrito de Jorge Giraldo.

www.ElComunicadorDeDallas.Com

luislara@msn.com

Telefono: Luis Lara: 972 900 5390.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here