Beatriz “Bea” Salazar recibió reconocimiento por su obra social

0
948

Dallas, Texas. Por Luis Lara. La organización “Hispanic 100” hizo un reconocimiento público a  Beatriz “Bea” Salazar y le entregó el premio “2017 Latina Living Legend” por haber tenido la brillante idea de fundar en 1990, la entidad “Bea’s Kids” una organización sin fines de lucro dedicada a educar a niños de bajos ingresos, mientras que proporciona alimentos, servicios médicos y un lugar seguro para ir después de la escuela.

Han transcurrido más de 27 años, tiempo durante el cual  “Bea’s Kids” ha servido para mejorar la calidad de vida de niños y niñas; logrando impactar positivamente a la sociedad y con pocos recursos ha venido creciendo en el norte de Texas.

“Bea” fue la invitada de honor durante la ceremonia de premiación de la organización “Hispanic 100” que reúne a las mujeres empresarias y profesionales en Dallas Fort Worth; con el fin de reconocer públicamente a mujeres que están trabajando silenciosamente en el desarrollo de la sociedad y en especial en el área metropolitana de Dallas Fort Worth.

La ceremonia se realizó el jueves 21 de septiembre entre las 5:50 pm y las 7:30 pm., en las instalaciones del prestigioso restaurante “Trinity Groves” localizado en el 3015 Gulden Lane en Dallas, Texas muy cerca a los puentes Calatrava en el centro de la ciudad.

Bea’s Kids es hoy una organización sin ánimo de lucro 501(c)3 y la Presidenta de la Junta Directiva, Kim Leonards, estima que más de 2,000 niños han sido ayudados desde 1990. En la actualidad, la organización ofrece programas para niños desde pre-escolar hasta el grado 12 en dos complejos de apartamentos. Se espera que un tercer programa abra en los Apartamentos Estrata en Carrollton a finales de Septiembre del 2017.

Hispanic 100 una red de mujeres líderes en el área de Dallas que están comprometidas a aumentar las oportunidades de desarrollo para negocios de propiedad de mujeres Hispanas, y a promover el liderazgo de las mujeres Hispanas en espacios en los sectores privado y público. El fondo caritativo de la organización apoya iniciativas educacionales y sociales en beneficio de las Latinas. Para más información, visite la página www.dfwhispanic100.org

Nacida en Eagle Pass, en el sur de Texas, Bea abandonó la escuela secundaria a los dieciséis años y se casó muy joven. Después de mudarse a Carrollton, Texas, y tener cinco hijos, ella y su esposo se divorciaron. Bea logró mantenerse a sí misma y a sus niños con su trabajo en la planta de semiconductores, cumpliendo la función de madre, padre y educadora de sus hijos.

En el año 1986, sufrió un terrible accidente en el trabajo dejándola incapacitada, dejo de fumar para poder tener una buena salud y sostener a sus hijos. Deprimida, Bea pasó días llorando en su dormitorio con las luces apagadas, llegando a  pensar en el suicidio muchas veces. «No pude ayudar a mi familia, no pude evitarlo» dijo Bea.

Una tarde, Bea caminó fuera de su casa para sacar la basura; allí en el contenedor, descubrió a un niño que comía un pedazo de pan. Bea llevó a ese niño a su apartamento y le dio de comer lo que tenía, un bocadillo de mantequilla de maní y jalea. Al día siguiente, el mismo niño llegó a su apartamento con otro niño que también estaba buscando comida. Rápidamente entendió que durante la etapa de vacaciones de las escuelas, muchos niños no estaban recibiendo el desayuno o el almuerzo y así pasaban hambre.

Ella también vivía en la pobreza y entendía las luchas cotidianas de alimentar a sus propios hijos con ingresos limitados. Según Bea, «estos niños tenían más dolor que el mío. No sabia lo que estoy haciendo, pero ellos me hacen sentir mejor» afirmó Bea.

A medida que más y más niños llegaban tocando a su puerta, los llevaba de vuelta a su casa y les leía libros que sus propios hijos habían leído cuando estaban pequeños, primero usando el inglés y después traduciendo. Ella leía los libros una y otra vez. Luego les hacía sándwiches de mantequilla y jalea de maní.

En  el año 1990, Bea’s Kids se formó como una organización sin fines de lucro dedicada a educar a estos niños de bajos ingresos, mientras que proporcionaba alimentos, servicios médicos y un lugar seguro para ir después de la escuela. Beatriz Salazar es una leyenda viviente, que trajo un regalo de vida a muchos niños en las comunidades de Carrollton, Farmers Branch y Dallas.

Su frase favorita: «puedes hacerlo, mijo nunca te rindas» hoy se escucha con mucha fuerza, porque es una realidad. A través de su fe y fuertes lazos con la comunidad, los niños de Bea florecieron. Su visión comenzó con una idea pequeña de ayudar a un niño y creció al punto que se crearon varios centros de atención en el área de Carrollton y el área de Dallas.

A pesar de los recortes presupuestales de ayuda financiera, Bea’s Kids sigue funcionando en el mismo complejo en Carrollton, donde comenzó hace más de 27 años y otro centro en Farmers Branch. Ella nunca se ha desviado de su fuerte creencia que la educación es la clave para romper el ciclo de pobreza en su comunidad.

Hoy, Bea pasa la mayor parte de su tiempo con sus hijos, nietos y bisnietos, así como con buenos amigos que ha conocido a lo largo de su vida. Aunque limitada, Bea sigue participando con Bea’s Kids hoy y conoce a la mayoría de las familias que participan en el programa.

Ella (Beatriz –Bea- Salazar) es verdaderamente una leyenda viviente que ha tocado el corazón de nuestra comunidad. La unidad de Carrollton Center tiene 55 estudiantes matriculados de los cuales 100% son hispanos. El inmueble en Farmers Branch ha crecido más del 100% con 62 estudiantes matriculados, de los cuales el 100% son hispanos. Visite su página en internet: http://www.beaskids.org/

www.ElComunicadorDeDallas.Com

luislara@msn.com

Teléfono: 972 900 5390.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here