Vacuna del Virus del Papiloma Humano en Hospital Parkland

0
1404

Dallas, Texas. El hospital Parkland ha venido realizando un programa de prevención contra el virus del papiloma humano en el condado Dallas. Miles de personas son diagnosticados con cáncer relacionado al virus cada año.

Los padres de familia tienen la posibilidad de prevenir que sus hijos sufran de cáncer a causa del virus del papiloma humano (VPH o HPV, por sus siglas en inglés) si deciden vacunar a sus hijos contra el virus a la edad recomendada. No obstante, los médicos de Parkland Health & Hospital System cuentan que en el condado de Dallas, al igual que en todo EE. UU., muy pocos adolescentes se están vacunando siguiendo las recomendaciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

La serie de tres dosis debe administrarse en un calendario de 0, 1-2 y 6 meses, a adolescentes que tengan entre los 11 y 12 años de edad. “La vacuna está disponible hace más de 10 años en EE. UU., pero los datos a nivel nacional muestran que los padres dudan, demoran o deciden no vacunar a sus hijos,” dijo Sentayehu Kassa, MD, jefa de personal médico en el centro de salud Vickery Health Center de Parkland.

En los Estados Unidos no se está logrando cumplir la meta propuesta por Healty People 2020 de contar con 80 por ciento de las series de vacunación completadas, y muchos niños están desprotegidos, dijo.  “Para la comunidad de Dallas, la administración de esta herramienta para prevenir el cáncer es particularmente importante dado que a una gran cantidad de residentes de Dallas se les diagnostica cáncer relacionado con HPV cada año,” contó la Dra. Kassa.

“Por ejemplo, cada año, se les diagnostica cáncer de cuello uterino a, aproximadamente, 100 mujeres (más del 10 por ciento de todos los casos en el estado de Texas), y cada año se les diagnostica cáncer en la cabeza y cuello, cáncer anal o cáncer de pene a más de 60 hombres. La asociación de Parkland con el centro Simmons Comprehensive Cáncer Center permite brindar atención de calidad superior y ofrecer servicios de prevención del cáncer.”

Para comprender cómo optimizar la administración de la vacuna contra el HPV para los miembros más vulnerables de la comunidad de Dallas, Parkland comenzó una investigación y mejora de la calidad (QI) en colaboración con la universidad UT Southwestern Medical Center en el 2009.

Los encargados del proyecto actualmente son los médicos Kassa y Jasmin Tiro, PhD, profesora titular en el departamento de ciencias clínicas de UT Southwestern. El objetivo fue aumentar el índice de vacunación contra el HPV en pacientes elegibles con el fin de reducir la incidencia de pre cáncer y cáncer vinculados al virus HPV.

Entre el 2009 y el 2010, la Dra. Tiro obtuvo una beca piloto de la Sociedad Americana contra el Cáncer para realizar una revisión retrospectiva y entrevistas acerca de la administración de la vacuna contra el HPV en Parkland. Al igual que los cálculos a nivel nacional y para Texas, el uso de la vacuna era bajo: la iniciación del tratamiento con vacuna contra el HPV fue de 29.1 por ciento y la terminación del tratamiento con las 3 series fue del 6.9 por ciento.

 

En el 2010, Parkland implementó un reglamento según recomendaciones de la organización U.S. Task Force on Community Preventive Services. Este reglamento permitía a los enfermeros evaluar el estado de vacunación contra el HPV y administrar las vacunas según el protocolo aprobado por Parkland y médicos autorizados. En consecuencia, la iniciación de vacunas contra el HPV aumentó a, aproximadamente, el 40 por ciento.

El equipo del proyecto, con ayuda de una beca del instituto Cancer Prevention and Research Institute of Texas otorgada para los años 2011-2012, evaluó el impacto de los panfletos educativos enviados a los padres de pacientes jóvenes antes de las visitas a la clínica para aumentar la iniciación, y recordatorios por teléfono para mejorar la terminación de la serie de vacunas.

“De manera sorprendente, el panfleto fue más efectivo en el aumento de iniciación de vacunaciones entre pacientes hispanos, no así entre pacientes afroamericanos,” contó la Dra. Tiro. “Esto sugiere la necesidad de educación adaptada a las necesidades informativas de los padres. Los recordatorios telefónicos fueron efectivos para ambos grupos, y la terminación de la serie de vacunas contra el HPV aumentó a un 29 por ciento.”

En 2013, el Dr. Austin Baldwin, profesor titular de Psicología en la universidad Southern Methodist University, se unió al equipo. Con financiación del Instituto Nacional del Cáncer, Parkland desarrolló, y se encuentra probando, la aplicación Project Voice, una intervención basada en el auto convencimiento para motivar a los padres que dudan sobre vacunar a sus hijos contra el HPV.

Con un pequeño estudio preliminar se determinó que el 80 por ciento de los padres de Parkland decidieron a favor de la vacuna contra el HPV después de haber usado la aplicación Project Voice.

También en el 2013, Parkland recibió una subvención al programa Delivery System Reform Incentive Payment (DSRIP, parte del programa Medicaid 1115 Waiver), para implementar recordatorios telefónicos y aumentar la finalización de series de vacunas entre niñas afroamericanas.

El programa tuvo un impacto importante y la tasa de terminación de la serie de vacunas contra HPV en la población afroamericana actualmente es del 53.7 por ciento. Parkland también comenzó a capacitar a sus proveedores en mejores prácticas de comunicación durante conversaciones sobre vacunas.

Según la Dra. Tiro, “Durante los ocho años desde la presentación del programa, ha habido un enorme impacto en vacunación contra HPV en la población adolescente gracias a la colaboración entre Parkland y UT Southwestern. Este proyecto demuestra cómo se puede hacer un buen uso de las agencias nacionales, estatales y sin fines de lucro para comprender e intervenir en esta área de prevención clave contra el cáncer.

Gracias a estas investigaciones y actividades de QI, en el 2016 el índice de vacunas de HPV al día en Parkland fue de 61.4 por ciento, lo que demuestra una amplia mejora desde que la  colaboración comenzó en el 2009. Los cálculos en el 2016 de la encuesta de vacunación nacional para adolescentes para el condado Dallas fueron mucho más bajos: 23.9 por ciento.

“Esta asociación entre Parkland y UT Southwestern garantiza que la vacuna contra el HPV, uno de los descubrimientos en investigaciones sobre cáncer más importantes del último siglo, llegue y beneficie con protección a la población de Dallas con mayor riesgo de tener cáncer relacionado con HPV,” explicó Noel Santini, MD, director médico, Servicios Ambulatorios en Parkland.

Para obtener más información sobre los servicios de Parkland, visite www.parklandhospital.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here