Jefe Médico de Parkland reflexiona en el primer aniversario del huracán María

0
344

«Después de la tormenta, en Puerto Rico nada parecía ser normal»
DALLAS- En la mañana del miércoles 20 de septiembre del 2017, el huracán María azotó a Puerto Rico, devastando la isla y sumiendo a todos los 3.4 millones de habitantes en una desesperada crisis humanitaria. Roberto de la Cruz, MD, Jefe Médico de Parkland Health & Hospital System se sentó pegado a su computadora viendo un video en vivo de la isla y temiendo por la seguridad de su familia y amigos que residen allí.

Con vientos sostenidos a una velocidad de casi 155 mph (solo dos mph menos que el estado de categoría 5), no pasó mucho tiempo antes de que se perdiera toda comunicación con la isla. Mientras miraba con miedo a su patria, el Dr. de la Cruz hizo lo único que se le ocurrió. Compró un boleto de avión a casa.A pesar de los múltiples intentos de comunicarse, pasarían unos días antes de que finalmente pudiera comunicarse con cualquier persona en la isla. Aunque aliviado de oír sus voces, estaba aún
más decidido a hacer el viaje. “Necesito ver a la familia y hablar con ellos,” dijo en ese momento.

Equipado con tres maletas, cada una de 50 libras y lleno de artículos muy necesarios como
lámparas solares, y llevando su licencia médica y estetoscopio, el Dr. de la Cruz abordó un vuelo la mañana del 6 de octubre y se dirigió a Puerto Rico. Cuando el avión arribó a San Juan, las lágrimas llenaron sus ojos. “Fue impactante. No había hojas en los árboles; simplemente parecían cerillas,” recordó. Pronto, sin embargo, lloró lágrimas de
alegría. En una publicación de Facebook escribió: “¡La familia está bien! Cansados y con calor, pero haciéndole frente a la situación y de buen ánimo.”

Los cinco días que pasó con su familia y amigos pasaron demasiado rápido y el Dr. de la Cruz sabía que tenía que hacer más. Aunque ya estaba de vuelta en Dallas, le gustó haber ido a Puerto Rico. Fue entonces cuando se sentó con el CEO de Parkland, el Dr. Fred Cerise, que había experimentado de primera mano los estragos del huracán Katrina cuando era secretario del Departamento de Salud y Hospitales de Luisiana. “El Dr. Cerise me convenció de que me mantuviera al margen y esperara a que la isla pasara de ser una misión de rescate a una derecuperación,” dijo.

Con el apoyo del CEO de Parkland, a fines de enero de 2018, el Dr. de la Cruz pidió una licencia de dos meses del hospital para trabajar con el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU. en Puerto Rico.

“Después de la tormenta, en Puerto Rico nada parecía ser normal. La belleza que vi fue en la reconstrucción de las vidas de quienes viven con alegría y gracia en las circunstancias más difíciles. Estar allí fue una de las experiencias más tranquilizadoras y sanadoras para el alma de este viaje,” dijo, citando un artículo del New York Times escrito por Jada Yuan.

Su tarea en el Departamento de Salud y Servicios Humanos era ayudar a determinar el estado actual de la atención médica en la isla y la capacidad para poder prepararse para la próxima tormenta. Visitó hospitales en las regiones montañosas periféricas. Hubo casos en que se necesitó de machetes para abrirse paso a través de la espesa maleza que había invadido las carreteras después de la tormenta.

Aun así, el Dr. de la Cruz se sorprendió por la capacidad de recuperación del personal que conoció, algunos de los cuales habían quedado atrapados en el hospital durante días atendiendo a pacientes que estaban demasiado enfermos como para moverse en un edificio con un techo dañado, agujeros en las paredes e inundaciones. Una preocupación siempre presente. Por un instante, miró hacia arriba.

“Hay un hermoso cielo aquí. La naturaleza es linda y exuberante. No ha decepcionado. No hay paradoja allí, debemos aceptar que puede ser linda y castigar sin seguir una pauta especial,” pensó. Durante su viaje, el Dr. de la Cruz y el equipo viajaron desde San Juan durante más de dos horas y media en automóvil hasta llegar al Hospital General Castañer. Este lugar tenía un significado especial para el CMO de Parkland porque como estudiante de medicina vivió en Castañer durante un mes mientras estaba en la rotación de la práctica de familia.

Allí, el jefe médico del hospital José Rodríguez describió cómo habían sido las cosas después de la tormenta. “El director de mantenimiento de nuestro hospital, Agustín Ponce, condujo su Jeep 4×4 delante de la ambulancia evaluando el camino. Los miembros de la comunidad que lo acompañaban usaban varillas para levantar los cables caídos que bloqueaban la carretera, lo que permitía el paso de la ambulancia. Lo que normalmente era un poco más de un viaje de 45 minutos, tomó más de dos horas,” dijo el Dr. Rodríguez.

Fueron historias como la del Dr. Rodríguez que se repitieron incontables veces durante su trabajo de dos meses en la isla. Y aunque los esfuerzos de recuperación parecían reducidos a paso de tortuga, el Dr. de la Cruz se inspiró en lo que presenció en Puerto Rico.

“Me impresionó el liderazgo y las formas en que las personas aprendieron a improvisar. Vi un caso en el que un hospital intentaba comprar una estación de servicio para que el personal tuviera combustible para ir al trabajo y en lugar de dar dinero, le estaban pagando con pagarés,” dijo, su voz se fue apagando.

“Y resulta que la principal necesidad de salud no era medicamentos ni médicos. Fue comunicación, transporte y electricidad. Una vez que estas necesidades se fueron
cumplieron finalmente, había comenzado la nueva normalidad.” A medida que se acerca el primer aniversario del huracán María, el Dr. de la Cruz hace una pausa para reflexionar. “Creo que la naturaleza se recuperará, pero se verá diferente. Esto no es algo que
llevará meses; llevará años.”
# # #
Parkland Health & Hospital System, Department of Corporate Communications
5200 Harry Hines Blvd., Dallas TX 75235, 469-419-4400
www.parklandhospital.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here