Parkland con el mejor sistema para atender a Quemados

0
105

Dallas, Texas. Por Luis Lara. La unidad de quemados del Hospital Parkland en la ciudad de Dallas, cuenta con el mejor sistema para atender a personas “Quemadas” que ha causado un impacto mundial, un motivo de orgullo para el sistema hospitalario que en el 2019 está cumpliendo125 años de servicios a la comunidad de Dallas.

Si ve un episodio de ER, Grey’s Anatomy o casi cualquier programa de televisión de temática médica, es probable que escuche sobre la “fórmula de Parkland sobre quemaduras”. Desarrollada por Charles R. Baxter, MD, la fórmula de Parkland sobre quemaduras se usa para estimar la cantidad de fluido de reemplazo requerido durante las primeras 24 horas en un paciente quemado a fin de garantizar que permanezca hemodinámicamente estable; por ejemplo, que tenga una bomba cardíaca estable y una buena circulación de la sangre.

Utilizada en todo el mundo, la fórmula se ha convertido en el estándar universal por el cual los proveedores tratan a pacientes con lesiones por quemaduras. Establecido en 1962, el Parkland Burn Center (Centro del Quemado de Parkland) es el único centro del quemado pediátrico y para adultos en el norte de Texas verificado por la American Burn Association.

El centro alberga una Unidad de Cuidados Intensivos para Quemaduras, una Unidad de Cuidados Agudos para Quemaduras y un Centro de Cuidado de Quemaduras para Pacientes Ambulatorios. El personal del centro se encuentra entre aquellos que celebrarán el 125° aniversario de Parkland Health & Hospital System en el cuidado de los residentes del condado de Dallas este mes de mayo del 2019.

En 2018, Parkland atendió a más de 1.700 pacientes de 94 condados vecinos, mientras que más de 800 pacientes pediátricos y adultos con quemaduras ingresaron al hospital para recibir atención. “Tenemos una larga historia de cuidado de pacientes con lesiones por quemaduras y muchos de los miembros de nuestro personal han estado aquí por décadas”, cuenta Christine Lane, RN, directora de la Unidad del Centro del Quemado. “Nos preocupamos profundamente por nuestros pacientes, muchos de los cuales pasan días e incluso semanas bajo nuestra atención”.

Lane, que comenzó a trabajar en Parkland en 1980, se fue por poco tiempo en 1988 y regresó en1991, habla con cariño del Dr. Baxter, quien se retiró en 1992 e ingresó en la práctica privada  para el cuidado de heridas crónicas. El Dr. Baxter, que murió en 2005, era muy conocido por su sentido del humor y su humilde relación con todo el mundo. Aunque los detalles ya forman parte de la historia, Lane recuerda las historias de una joven quemada que a menudo luchaba con el personalmédico por el cuidado de sus heridas.

Según la leyenda, Lane relata “que el doctor Baxter le prometió a la niña que si hacía lo que debía hacer para su tratamiento, le conseguiría un cachorro. Después de eso, la niña siguió todas las instrucciones y, fiel a su palabra, ¡el Dr. Baxter le dio un cachorro! ¡Incluso lo metió en la unidad de quemados para que pudieran conocerse!”

Desde desarrollar fórmulas que han salvado a los pacientes con quemaduras en todo el mundo hasta comenzar un campamento anual donde los niños con lesiones por quemaduras pueden “ser simplemente niños” y darle un cachorro a una paciente joven, el personal del centro del quemado de Parkland tiene una larga historia de tratar más que solo las heridas físicas, sino también las emocionales.

Cada verano, el personal del centro del quemado de Parkland organiza el Campamento I-ThonkaChi, que en idioma Choctaw, significa “un lugar que te convierte en alguien fuerte o valiente, sin miedo a enfrentar la vida». Durante más de 25 años, muchos niños (y adultos) han esperado con ansias la primera semana de junio para asistir al campamento de Parkland, que acoge a jóvenes de 6 a 18 años y les brinda un lugar para interactuar con otros jóvenes que atraviesan experiencias similares.

Durante este evento de una semana, los campistas construyen amistades de por vida, mejoran sus habilidades sociales y “simplemente se divierten sin estar pendientes de sus cicatrices o lesiones”, dice Donna Crump, PT, DPT, cofundadora y directora del campamento. “Es un lugar en donde los niños pueden ser, simplemente, niños”.

A diferencia de otros programas benéficos, el campamento I-Thonka-Chi no cuenta con el apoyo de ninguna organización nacional. Los niños pueden asistir de forma gratuita gracias a las generosas donaciones de los empleados Parkland y donantes de la zona. El Camp John Marc, cerca de Meridian, Texas, donde se realiza el campamento, también ayuda a recaudar fondos para que más niños puedan asistir. Nueve campistas asistieron al primer campamento, que se llevó a cabo durante un período de tres días en marzo de 1991, y el año pasado asistieron 65 jóvenes, incluidos 11 novatos, así como un campista y un consejero de Auckland, Nueva Zelanda.

No solo los niños tienen la oportunidad de compartir sus sentimientos sobre los efectos a largo plazo que sufren los sobrevivientes de quemaduras. El centro del quemado de Parkland organiza un retiro anual para adultos sobrevivientes de quemaduras, que incluye también a familiares y amigos. Y, al igual que el campamento I-Thonka-Chi, el retiro es gratuito, gracias al apoyo generoso de los donantes de Parkland Foundation.

El retiro de 2018, llevado a cabo a lo largo de tres días en el mes de octubre, contó con la presencia de veintisiete personas. “Todas las actividades del retiro están planeadas para brindar un lugar seguro que les permita a los sobrevivientes compartir sus experiencias”, afirma Stephanie Campbell, RN, directora del programa de quemados de Parkland. “Algo mágico sucede cuando un sobreviviente de quemaduras se conecta con otro y se da cuenta de que no está solo en su recuperación”.

Desde sus inicios a principios de la década de 1960, ha habido una constante entre el personal del centro del quemado de Parkland y los pacientes que cuidan: un sentido de familia. “El centro del quemado es único entre las especialidades médicas porque tratamos a los pacientes cuando son admitidos, a través de sus citas clínicas y los seguimos atendiendo de manera continua”, explica Lane. “Conocemos a nuestros pacientes y ellos nos conocen porque algunos están con nosotros durante mucho tiempo. Nos convertimos en su familia y ellos se convierten en la nuestra”.

Pero, ¿es cierto el cuento de la niña con el perro o solo es parte del folklore? Lane responde con una sonrisa: “¡Las historias deben ser ciertas porque hay una foto en la unidad del quemado de una niña con un cachorro!”

Para obtener más información sobre los servicios disponibles en Parkland, visite www.parklandhospital.com Parkland Health & Hospital System, Department of Corporate Communications 5200 Harry Hines Blvd., Dallas TX 75235, 469-419-4400 www.parklandhospital.com Contacto: April Foran 6 de mayo de 2019 469-419-4400 April.Foran@phhs.org

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here