Mayo mes de accidentes cardiovasculares en Hospital Parkland

0
186

Dallas, Texas. Médicos especialistas del Parkland derriban mitos peligrosos sobre accidentes cerebrovasculares. Cuatro de cada cinco accidentes cerebrovasculares se pueden prevenir. Algunas personas creen que los accidentes cerebrovasculares solo les ocurren a los ancianos. Otros piensan que son inusuales o que el dolor es el síntoma principal.

Los expertos en accidentes cerebrovasculares de Parkland Health & Hospital System afirman que hay mucha información errónea acerca de las causas, los síntomas y el tratamiento de los accidentes cerebrovasculares y, durante el Mes de Concientización sobre los Accidentes Cerebrovasculares, que se celebrará este mes de mayo, trabajan para derribar algunos mitos peligrosos y potencialmente mortales alrededor de los accidentes cerebrovasculares.

“Lo primero que todo el mundo debe conocer acerca de los accidentes cerebrovasculares son los síntomas, porque es vital obtener tratamiento médico rápidamente,” aseguró Mark Johnson, MD, jefe de sección del Programa de Enfermedades y Accidentes Cerebrovasculares y supervisor de los Programas de Accidentes Cerebrovasculares en Parkland y UT Southwestern Medical Center, y profesor de Neurología y Neuroterapia en UT Southwestern Medical Center.

“Alrededor del 85 % de los accidentes cerebrovasculares son causados por un coágulo de sangre que bloquea un vaso sanguíneo que conduce al cerebro. Estos accidentes cerebrovasculares pueden tratarse con un medicamento llamado TPA, pero, en la mayoría de los casos, el mismo debe administrarse dentro de las cuatro horas y media posteriores a la aparición del accidente cerebrovascular.

También hay procedimientos endovasculares que pueden eliminar coágulos en arterias grandes en menos de 6 horas y, en algunos casos, incluso hasta en 24 horas.”

El segundo dato clave, describe Alejandro Magadan, MD, Director Médico del Programa de Accidentes Cerebrovasculares de Parkland y Profesor Asistente de Neurología en UT Southwestern Medical Center, es que la mayoría de los accidentes cerebrovasculares se pueden prevenir.

“Adoptar un estilo de vida saludable puede reducir significativamente el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular,” dijo. Comer una dieta saludable, hacer ejercicio con regularidad, evitar los productos de tabaco y el consumo excesivo de alcohol, además del tratamiento regular de afecciones médicas como la presión arterial alta, la diabetes y el colesterol alto, pueden prevenir hasta el 80 % de los accidentes cerebrovasculares.

Estos son algunos de los mitos más comunes sobre los accidentes cerebrovasculares, y los datos que debe conocer:

Mito 1: Los accidentes cerebrovasculares son inusuales. Falso. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades informan que casi 800,000 estadounidenses sufren un accidente cerebrovascular cada año, y los accidentes cerebrovasculares son la quinta causa de muerte en los EE. UU., y una de las principales causas de discapacidad permanente en los sobrevivientes.

Mito 2: Los accidentes cerebrovasculares son lo mismo que los ataques cardíacos. Ambas condiciones son enfermedades vasculares, lo que significa que afectan al corazón o los vasos sanguíneos, pero no son lo mismo. “Los ataques cardíacos afectan los vasos sanguíneos en el corazón, mientras que los accidentes cerebrovasculares a menudo se denominan ‘ataques cerebrales’ porque afectan los vasos sanguíneos en el cuello o el cerebro,” aclaró el Dr. Johnson.

Mito 3: Solo los ancianos padecen accidentes cerebrovasculares. Dato: Los accidentes cerebrovasculares pueden afectar a personas de cualquier edad, incluso a los bebés. “El riesgo de tener un accidente cerebrovascular aumenta con la edad, pero casi el 25 % de los accidentes cerebrovasculares los padecen personas menores de 65 años,” dijo el Dr. Magadan.

“Actualmente, los accidentes cerebrovasculares tienden a ocurrir en una población más joven y ya no se deben a causas raras, sino a estilos de vida sedentarios y al aumento de la incidencia de la hipertensión, la diabetes y la hiperlipidemia a una edad más temprana.”

Mito 4: Los accidentes cerebrovasculares no se pueden prevenir. “Esto está muy lejos de la verdad,” dijo el Dr. Johnson. “Algunos factores de riesgo de los accidentes cerebrovasculares, como la herencia, la edad, el género y la etnicidad, no se pueden controlar. Pero hay muchos factores evitables que ponen a las personas en un mayor riesgo. Fumar duplica el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular, y la presión arterial alta y el colesterol alto no controlados también aumentan el riesgo de padecerlo. Si deja de fumar, sigue una dieta saludable, limita el consumo de alcohol y hace ejercicio regularmente, podrá reducir el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular.”

Mito 5: El dolor es el síntoma más común de un accidente cerebrovascular. “La mayoría de los accidentes cerebrovasculares causan poco o ningún dolor,” declara el Dr. Magadan. “Solo alrededor del 30 % de las personas experimentan dolor de cabeza al sufrir un accidente cerebrovascular. Los síntomas más comunes del accidente cerebrovascular incluyen la aparición repentina de entumecimiento o debilidad en un lado del cuerpo, visión doble, confusión, falta de coordinación y dificultad para hablar. Cualquier persona que padece estos síntomas necesita ayuda médica de emergencia. Hay que llamar al 911 de inmediato.”

Mito 6: Los síntomas desaparecen luego de dormir. “Si usted se demora en obtener ayuda médica, corre un riesgo mucho mayor de muerte o de padecer una discapacidad grave a causa de un accidente cerebrovascular,” enfatiza el Dr. Johnson. “Si experimenta síntomas de un accidente cerebrovascular, esperar o dormir no son buenas ideas.”

Mito 7: El accidente cerebrovascular no es hereditario. “El riesgo que usted tiene de padecer un accidente cerebrovascular es mayor si sus padres, abuelos o hermanos lo tuvieron alguna vez,” afirmó el Dr. Magadan.

Mito 8: El accidente cerebrovascular no se puede tratar. Dato: Es importante recibir tratamiento rápidamente para prevenir la muerte y las discapacidades producto de un accidente cerebrovascular. “Conozca los signos de un accidente cerebrovascular y llame al 911 de inmediato si cree que alguien podría estar sufriendo esta condición,” recomienda el Dr. Johnson. Incluso con los avances recientes en las terapias para tratar los accidentes cerebrovasculares agudos, la mayoría de las personas pierden la oportunidad de recibir una terapia al esperar para obtener ayuda.

“BEFASTT” es un acrónimo, que puede ser traducido como “sea rápido” en inglés, para ayudar a las personas a reconocer y recordar qué hacer ante una emergencia relacionada con un accidente cerebrovascular: o Balance = Equilibrio: ¿Tiene pérdida de equilibrio repentina? o Eyes = Vista: ¿Tiene pérdida de visión repentina en uno o ambos ojos? o Facial droop = Caída facial: Al sonreír, ¿un lado de la cara queda caído? o Arm drift = Desviación de un brazo: Al levantar ambos brazos, ¿uno de ellos queda más abajo que el otro? o Slurred speech = Habla confusa: Al repetir una oración, ¿arrastra las palabras? o Terrible headache = Dolor de cabeza intenso: ¿Tiene dolor de cabeza intenso y repentino acompañado de otros déficits neurológicos? o Time is key = Hay que actuar con rapidez: Ante cualquiera de los síntomas mencionados, llame al 911.

Si tiene uno o más de estos síntomas relacionados con un accidente cerebrovascular, no dude en llamar al 911 para obtener asistencia médica. Si llega a un hospital rápidamente logrará una mejor recuperación y su cerebro sufrirá un menor daño.

Para obtener más información sobre los accidentes cerebrovasculares, visite https://www.strokeassociation.org/  Para obtener más información acerca de Parkland, visite www.parklandhospital.com

###

Parkland Health & Hospital System, Department of Corporate Communications 5200 Harry Hines Blvd., Dallas TX 75235, 469-419-4400 www.parklandhospital.com

Contacto: Catherine Bradley

469-419-4400

Catherine.Bradley@phhs.org

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here