Mensaje de Domingo García presidente nacional de LULAC durante la celebración del “Memorial Day”

0
91

Honrando a los héroes que sacrificaron todo

“Queridos amigos”

Durante 151 años, nuestra nación ha reservado este día para rendir homenaje solemne a los patriotas que sacrificaron todo por el país que amamos. Estos valientes hombres y mujeres ejemplificaron lo mejor que este país tiene para ofrecer: honor, valor, desinterés.

Estos mismos valores vivían en aquellos que lucharon en la Guerra Civil Americana, la Primera Guerra Mundial, la Segunda Guerra Mundial, la Guerra de Corea, la Guerra de Vietnam y las Guerras en Irak y Afganistán. Más recientemente, hemos visto estos valores en exhibición en los hombres y mujeres de la Generación del 9/11.

La historia de Estados Unidos puede ser complicada y su memoria corta, por lo que hoy aprovechamos la oportunidad para recordar a los latinos que hicieron el máximo sacrificio, para garantizar que nuestra libertad esté protegida en ese momento, hoy y durante las generaciones futuras. Y, sin embargo, todavía tenemos hombres y mujeres que son excluidos por el país al que defendieron debido a su estatus migratorio, que han sido deportados, están detenidos y separados de sus familias. Es hora de que reconozcamos a estos valientes hombres y mujeres por los sacrificios que han hecho a nuestro país y los traigamos a casa de una vez por todas o los liberemos de inmediato.

Sesenta hombres de herencia hispana han sido galardonados con la Medalla de Honor, la condecoración militar más alta presentada por el gobierno de los Estados Unidos a un miembro de sus fuerzas armadas, desde la Guerra Civil estadounidense. Estos Receptores de la Medalla de Honor deben haberse distinguido a riesgo de sus propias vidas por encima y más allá del llamado del deber en acción contra un enemigo de los Estados Unidos. En la mayoría de los casos, son reconocidos póstumamente (después de muertos) por sus sacrificios.

El primer receptor fue el cabo Joseph H. De Castro, del Ejército de la Unión, por sus acciones en Gettysburg, Pensilvania, el 3 de julio de 1863, durante la Guerra Civil Americana y el receptor más reciente fue el Sargento de Primera Clase Leroy Petry por sus acciones en Afganistán. Quince receptores nacieron fuera de la parte continental de los Estados Unidos, uno en Chile y España, cinco en México y ocho en Puerto Rico.

El caso de Macario García. También reconocemos a Macario García, sargento del Estado Mayor de la Armada 22 de la Compañía del Ejército de los EE. UU., 2.ª División de Infantería, el primer inmigrante mexicano en recibir la Medalla de Honor por sus acciones heroicas como soldado en la Segunda Guerra Mundial. García nació en Villa de Castaños, México en el estado de Coahuila. En 1924, la familia de García emigró a los Estados Unidos en busca de una mejor forma de vida. Vivió en SugarLand, Texas, donde trabajó como productor de algodón. Al estallar la Segunda Guerra Mundial, García se unió al Ejército de los Estados Unidos en una estación de reclutamiento en su ciudad adoptada en noviembre de 1942.

Amaneció el lunes siguiente al Día de Acción de Gracias en noviembre de 1944 y nueve soldados del Ejército, incluido un joven líder de escuadrones de Texas, habían estado luchando en los bosques fangosos de Alemania durante semanas. Para ellos, no había habido pavo, ni familia, ni descanso. Poco sabían que en esta mañana fría y lluviosa, a miles de kilómetros de su hogar, el destino los esperaba.

Este escuadrón era la punta de la lanza del avance del ejército estadounidense, ahora a solo 90 millas de la sede de Hitler y estaban enfrentando un fuego enemigo intenso por cada pie de tierra. Los aliados ya habían perdido 30.000 soldados en su empuje. En esta mañana, llegaron a una colina que solo tenía un camino y García estaba en frente.

El registro oficial de guerra establece lo que sucedió después:

De repente … «Su compañía fue atrapada por un intenso fuego de ametralladora y sometida a una concentración de artillería y mortero concentrada. Aunque fue dolorosamente herido, se negó a ser evacuado y por su propia iniciativa se arrastró solo hasta llegar a una posición cerca del emplazamiento de un enemigo. Lanzando granadas, atacó audazmente la posición, destruyó el arma y con su rifle mató a tres de los enemigos que intentaron escapar. Cuando se reincorporó a su compañía, una segunda ametralladora abrió fuego y, de nuevo, el intrépido soldado avanzó, sin tener en cuenta su propia seguridad. Asaltó la posición y destruyó el arma, mató a tres alemanes más y capturó a cuatro prisioneros. «Luchó con su unidad hasta que se tomó el objetivo y solo entonces permitió que lo retiraran para recibir atención médica».

Apenas cinco meses después, la guerra en Europa terminó y el soldado aún en recuperación regresó a los Estados Unidos. El 23 de agosto de 1945, el presidente Harry S. Truman otorgó a García, quien aún no era ciudadano estadounidense, la Medalla de Honor del Congreso en la Casa Blanca.

García regresó a su hogar en Sugarland, Texas el mes siguiente. Entró en un restaurante para comprar una comida y, aunque estaba en uniforme completo con un arcón lleno de decoraciones de combate, el dueño le negó el servicio, lo echó y le dio una paliza a García con un bate porque era mexicano.

Se desató una pelea cuando otros soldados acudieron en ayuda de García, pero cuando llegó la policía, él fue el único arrestado por ignorar el cartel que decía: «No perros ni mexicanos». No se presentaron cargos contra el propietario.

Foto de John F. Kennedy y Lyndon Johnson.

Años después, el 21 de noviembre de 1963, García fue un homenajeado especial en una cena de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos en Houston, a la que asistió el presidente John F. Kennedy, donde se recordó a la audiencia la importancia de organizaciones como LULAC y el reconocimiento de nuestros héroes.

Durante el resto de su vida hasta su prematura muerte en 1972 en un accidente automovilístico, García ejemplificó la ética del trabajo duro y los valores familiares cuando él y su esposa, Alice Reyes criaron a sus tres hijos. Una vez dijo: «Preferiría tener una Medalla de Honor que ser Presidente de los Estados Unidos».

Felix Longoria, Primera Clase Privada – ARMY 27º Regimiento de Infantería 25ª División de Infantería. Longoria nació y se crió en Three Rivers, Texas y después de casarse, él y su esposa se mudaron a Corpus Christi, Texas, con su hija de cuatro años. Longoria trabajó como conductor de camión para mantener a su familia, pero cuando se hizo la llamada al país de que se necesitaban más soldados para el esfuerzo de guerra en Filipinas, se ofreció como voluntario y se alistó a la edad de 24 años.

Longoria fue al campo de entrenamiento en Fort Ord, California, y luego salió en abril de 1945. Llegó a Luzón, Filipinas, en junio de 1945, y en dos semanas fue asesinado cuando un pelotón japonés oculto emboscó a su escuadrón. Sin embargo, debido a las feroces condiciones de batalla en ese momento, los restos de Longoria no fueron localizados ni identificados hasta cuatro años más tarde, en 1949, cuando su familia fue informada de que lo llevaban a casa.

Para entonces, su viuda y su hija se habían mudado de regreso a Three Rivers. La familia de Longoria comenzó a hacer arreglos para su servicio y el entierro, solo para que le dijeran que no podía tener un terreno de vigilia o cementerio porque sus instalaciones eran solo para blancos. De hecho, cuando la viuda del soldado fue a la funeraria para solicitar los servicios, ella fue rechazada después de que le informaron, cuando el soldado dijo: «A los blancos y a los mexicanos no les gustaría» si su servicio y el entierro tuvieran lugar en el mismo lugar. donde se llevaron a sus familiares.

La familia se vio obligada a vigilar al soldado caído en la casa de la familia y sus restos fueron enterrados en una parcela privada comprada por el padre de Longoria en el cementerio reservado para los mexicanos en la ciudad.

Tras el incidente, el American GI Forum se involucró y luchó para poner fin a la segregación de los servicios funerarios para los veteranos militares. Además, el senador estadounidense Lyndon Johnson se enteró del caso y trabajó para que los restos de Longoria pudieran ser transferidos al Cementerio Nacional de Arlington en Washington con todos los honores militares.

Foto de Félix Longoria Arlington Nacional

Hoy, Félix Longoria está enterrado junto a otros héroes militares estadounidenses.

Menos del 1% de nuestra nación usa el uniforme y, para muchos estadounidenses, no tienen la oportunidad de ver este patriotismo con sus propios ojos o conocer a alguien que sirva con el uniforme. El Día de los Caídos es la única oportunidad para que compartamos estas historias y lo invito a que pase este mensaje por mucho tiempo a sus amigos y seres queridos.

Si realmente vamos a recordar y honrar a estos soldados caídos, significa que debemos estar allí para sus padres, sus cónyuges y sus hijos. Recordar realmente significa que después de que nuestros héroes caídos sacrifiquen todo en el campo de batalla, nos aseguramos de que nuestros veteranos obtengan todo lo que han ganado, desde la atención médica que necesitan, la oportunidad de un buen trabajo y que vivan libres en el país en el que se arriesgaron. Y sacrificó todo para proteger.

Nuestro país se revela no solo por los derechos y protecciones que ofrece a sus ciudadanos, sino por aquellos que recuerda. Recordamos a nuestros héroes caídos no solo saludándolos en este día, sino también compartiendo sus historias y estando allí para luchar por sus derechos, al igual que ellos lucharon por los nuestros en el campo de batalla.

“Hasta la victoria” concluyo Domingo García presidente Nacional de LULAC.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here