En el 4 de julio: Mensaje de Domingo García Presidente Nacional de LULAC

0
31

Apreciados miembros de LULAC

En este día feriado del 4 de julio, estoy muy agradecido por todas las bendiciones que estamos disfrutando viviendo en este país. Estamos con nuestros seres queridos en un lugar al que podemos llamar hogar, vivimos en una relativa seguridad, podemos trabajar para proveer lo necesario, cuidar a nuestras familias y para adorar de acuerdo con nuestra fe.

Y, sin embargo, estas bendiciones prometidas por la grandeza de los Estados Unidos son solo una esperanza lejana, donde un anciano olvidado que muere solo, un estudiante agobiado por la deuda de la universidad, una familia trabajadora sin seguro, una mujer que enfrenta la inequidad en el trabajo o un joven LGBTQ acosado en la escuela. Es la punalada de dolor que siente un veterano de combate latino indocumentado deportado y la desesperación que sienten los refugiados que arriesgan a todos para llegar a esta tierra de oportunidades. El 4 de julio también es para ellos.

Celebro América este 4 de julio porque soy libre de hablar, marchar, luchar por los ideales de justicia social que nuestros fundadores imaginaron. Puedo defender a los indefensos dentro de nuestras costas y fronteras. Y sé que la mía es solo una voz, un puño levantado, un grito … entre una multitud de mis hermanos y hermanas de LULAC. Nosotros también, somos cada uno de ellos.

Sí, somos una nación con raíces de nativos americanos, así como de los inmigrantes que han viajado aquí por generaciones para hacer de esta tierra su hogar, de libertad y libertad para todos, no solo para algunos. Nunca se olvide, todos los inmigrantes eran extraños cuando llegaron por primera vez.

Sí, este 4 de julio es especial porque estamos a solo unos días de la Convención Nacional de LULAC del 90º aniversario en Milwaukee, Wisconsin. Allí volveremos a comprometernos nuevamente con la grandeza de los Estados Unidos como la principal organización latina de derechos civiles que lucha por la justicia a través de la acción.

Me enorgullece que mi ascendencia esté impregnada en las Américas y que con más de 58 millones de latinos, contribuyamos con nuestros talentos, corazones y almas al país que ahora es nuestro hogar o ha sido el hogar de nuestros ancestros durante generaciones. En este 4 de julio, podemos hacer una pausa, reflexionar y agradecer a Dios por los Estados Unidos de América, por la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos y por nuestro futuro juntos. Todos para uno y uno para todos.

¡Hasta la victoria!

Domingo García. Presidente Nacional de LULAC

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here