Un candil dentro del túnel

0
347

Dallas, Texas. Por Alirio Galindo. En tiempos del Coronavirus, conocido también como COVID-19, la percepción va a determinar nuestras decisiones, si tu percepción es que es el fin del mundo, entonces vas a estar aterrorizado esperando la muerte o puedes tener la idea de que algo bueno puede salir de todo esto, para algunos como Warren Buffet o Carlos Slim es tiempo de cosecha porque es oportunidad de comprar acciones y compañías que en tiempos normales son inalcanzables, están siempre preparados para comprar barato y luego vender caro cuando el mercado se recupere, saben que esto es transitorio y temporal por eso hacen dinero mientras la mayoría pierde.

Bien no eres inversionista, tampoco un empresario, eres un ciudadano común, con una vida común entonces ¿Qué puedes hacer? Te propongo dos cosas que si puedes 1) Hacer caso a las recomendaciones y ordenanzas de las autoridades del lugar donde vivas 2) Trabaja en el ser más que en el hacer, si cerraron la empresa donde trabajas y estás obligado a estar en casa busca tomar el control de lo único que puedes controlar.

Puedes trabajar como el pescador hace en tiempos de veda, cuando no está pescando está reparando las redes; hoy es tiempo que repares tus redes, enfócate en reconstruir la relación con tus hijos, con tu pareja, retoma la parte espiritual y reconstruye la relación con Dios, mejora tu casa,  es hora de vaciar cajones viejos, la limpieza trae tranquilidad mental, arregla lo que siempre has tenido aplazado, trabaja en mejorarte como persona, lee un buen libro, ese que tienes pendiente y que nunca lees por ¨falta¨ de tiempo, prepárate para cuando se retome la normalidad, búscate un curso de educación a distancia y desarrolla tus habilidades, quizás podrás tener por fin ese negocio propio que te acerque a tus sueños.

¿Que se gana cuando nos quejamos? Absolutamente nada, mejor enfócate e influye positivamente a los demás, los hijos hacen lo que nos ven hacer, es hora de llamar a ese pariente o amigo para que le puedas influenciar y darle soluciones o recibir información valiosa sobre actividades que te pueden mejorar.

Hay mucha información en internet que pueden alimentar positivamente tu mente, muchos cursos de autoayuda que puedes aprovechar. Históricamente las crisis siempre dejan ganadores, decide salir ganando de esta crisis, escribe lo que quieres tener, busca las imágenes de los lugares donde quieres ir, involucra a tus hijos y tu pareja, aprende a meditar, a orar, alabar, descansar, a ponerte en paz. Si encuentras un quehacer interesante y provechoso mantendrás tu mente ocupada y el tiempo pasara sin darte cuenta.

No estés como caja de resonancia, de esas cadenas de noticias alarmantes, aléjate de eso, bloquea las cadenas de WhatsApp, de noticias y videos de muertes y estadísticas que finalmente no puedes tener control sobre eso. Aprovecha ahora para subir tu marca personal, se una luz en la oscuridad en tus comunicaciones.

Napoleón Hill dice que las emociones no pueden ser encontradas o alimentas la fe o alimentas el miedo, pero no puedes alimentar las dos al mismo tiempo así que alimenta la fe para que elimines el miedo. Es hora de ejercer tu liderazgo, aprender a elevar tu voz y decir no, la historia nos trae ejemplos de fracasos y decepciones por no tener un liderazgo definido como le ocurrió a Poncio Pilatos que a sabiendas que Jesús era inocente sucumbió ante la turba dándole la opción de elección entre barrabás y Jesús para luego lavarse las manos evadiendo su responsabilidad.

Aquí entran cuatro conceptos de liderazgo donde fallo Pilatos, Primero no supo manejar el conflicto, no fue capaz de enfrentar la adversidad, lo segundo se dio cuenta que no sacaría ningún provecho haciendo lo correcto, es aquí cuando la apatía prolifera y se concluye que la acción es inútil, por lo que no hacemos nada, se preocupó solo por su bienestar, tenía temor incluso su esposa se lo hizo ver y finalmente le preocupaba fracasar.

Es posible que tu estés igual, desesperado, asume tu responsabilidad de liderazgo, los líderes no pueden ser neutrales en decisiones cruciales, no te puedes lavar las manos como Pilatos, no puedes dejar a tu familia a la deriva que cada uno decida a su entender para después decir “Yo no fui, allá ellos”. 

Si es tiempo de que empieces algo no le tengas miedo al fracaso ni al qué dirán, la mayoría de nosotros dejamos de hacer nuestros proyectos por miedo de la opinión de terceros que nunca están a la hora de pagar las cuentas. Finalmente, muchos esperan que seas ese candil dentro del túnel, no los decepciones.

Advertisement

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here