LULAC exige a la administración Trump que no trate como desechables a trabajadores

LULAC responde a la administración Trump declarando a las plantas de procesamiento de carnes como "infraestructura crítica" y tratando a trabajadores esenciales como desechables. LULAC la organización de derechos civiles latinos más antigua y más grande del país reacciona a los informes de la orden ejecutiva para mantener abiertas las instalaciones de procesamiento de carne.

0
280

LULAC la organización de derechos civiles latinos más antigua y más grande del país reacciona a los informes de la orden ejecutiva para mantener abiertas las instalaciones de procesamiento de carne

Washington, DC – Hoy miércoles 29 de abril del 2020, Domingo García, Presidente Nacional de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC), emitió la siguiente declaración sobre la seguridad y el bienestar de los trabajadores esenciales en la industria del proceso de envasado de carne, muchos de los cuales son hispanos.

Domingo García, Presidente Nacional de LULAC, declaró:

“Incluso antes de la pandemia de COVID-19, el presidente Trump mostró constantemente mayor interés al dinero que el respeto a la vida de los trabajadores. La noticia donde indica que el Presidente invocará la Ley de Producción de Defensa para asegurar el suministro de alimentos de la nación, en lugar de ordenar a OSHA que garantice que las plantas de procesamiento de carne sean seguras para los trabajadores, envía un mensaje claro sobre las prioridades de su administración: las ganancias de los multimillonarios corporativos son más importantes que la vida de los humanos”.

“Miles de trabajadores esenciales en las plantas de procesamiento de carne están enfermos con COVID-19, y muchos han muerto a causa de la Administración Trump, los gobernadores y funcionarios de salud donde se encuentran estas plantas, que no pudieron protegerlos a pesar de muchos pedidos de ayuda. LULAC presentó quejas ante OSHA hace más de tres semanas pidiendo a la agencia que haga cumplir la seguridad de estos trabajadores esenciales, y no hemos recibido respuesta hasta la fecha. Hemos hablado con CEOs y líderes sindicales para obtener pruebas voluntarias para todos los trabajadores, pero eso aún no ha ocurrido. A medida que se cierran docenas de plantas y mueren trabajadores como Saúl Sánchez de Greeley, Colorado, la decisión de la Administración de obligar a los trabajadores esenciales a arriesgar sus vidas para que las chuletas de cerdo puedan seguir llegando a la Casa Blanca es errónea e inmoral”

“Para enfrentar la grave negligencia de las corporaciones cárnicas y los funcionarios gubernamentales de ambos partidos políticos, LULAC está pidiendo ‘lunes sin mayo sin carne’. Estamos pidiendo a nuestra comunidad de 60 millones de miembros, y a todo el país, que se unan a los trabajadores esenciales y no compren o consumir productos cárnicos una vez por semana para resaltar la necesidad de protección para estos trabajadores. Hasta que la industria de la carne, los gobiernos federales y estatales protejan las vidas de los trabajadores esenciales en todas las instalaciones de procesamiento de carne de una manera verificable y bajo mandato federal, LULAC solicitará boicots a los productos cárnicos. Exigiremos que todas las plantas estén cerradas durante al menos una semana para desinfectar, proporcionar el EPP necesario y reducir la velocidad de las líneas de muerte para garantizar la seguridad de los empleados”

“LULAC también está pidiendo al presidente Trump que use su poder ejecutivo para otorgar a los trabajadores esenciales que lo necesitan el Estatus de Protección Temporal (TPS) inmediato bajo la ley de inmigración. Esto les permitiría hacerse la prueba de COVID-19, tener acceso a atención médica y desempleo si están enfermos, y no temer la deportación. LULAC estima que el 80 por ciento de la fuerza laboral de procesamiento de carne está compuesta por trabajadores indocumentados o refugiados”.

“Todos los estadounidenses deberían unirse para proteger la salud y la seguridad de los trabajadores en las plantas procesadoras de carne de los Estados Unidos «.

En respuesta a la orden ejecutiva anticipada del presidente Trump para mantener abiertas las plantas de procesamiento de carne, LULAC pide lo siguiente:

Líneas de procesamiento de carne lentas para que los trabajadores puedan distanciarse socialmente al menos seis pies, según las pautas de los CDC, y respirar efectivamente en sus máscaras de PPE

Licencia por enfermedad pagada, por lo que los trabajadores no tienen que trabajar mientras están enfermos;

Cobertura médica completa para todos los trabajadores que se enferman, incluida la hospitalización, si es necesario;

Prueba de todos los trabajadores para COVID-19, incluso aquellos que son asintomáticos;

Otorgue a todos los trabajadores indocumentados y refugiados que trabajan en estas instalaciones TPS para asegurar su posición legal en los EE. UU.;

Ampliar los descansos y mantener el pago de riesgos después del 30 de mayo;

Proporcionar información de seguridad en diferentes idiomas para trabajadores inmigrantes.

Enfermedad por coronavirus (COVID‑19)

Firmado por Domingo García Presidente Nacional de LULAC.

Advertisement

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here