«La Lozania de los Inmortales» Autor Rolando Vera Portocarrero

0
306
"ÚLTIMA OBRA DE MI QUERIDO Y ADMIRADO HERMANO. LA PRIMERA EDICIÓN, MAYO 2016, SEGUNDA EDICIÓN, DICIEMBRE 2016, TERCERA EDICIÓN, OCTUBRE 2017. EDITOR, JESÚS FERNÁNDEZ SERRANO, OBRA COORDINADA POR LETRA CLARA EDICIONES" dijo Francisco Divera.

«La Lozania de los Inmortales» es un libro escrito por el autor Auto Rolando Vera Portocarrero, obra de literatura que muestra la faceta de un poeta que escribio en prosa en la que se nota inmediatamente su vena poetica.

El autor hizo la siguiente dedicacion en su libro: » A mis queridos padres Francisco y Elsa. A mi hija Elsa y a Daniel en memoria póstuma -hijo de mi amigo Jesús-«

El prologo del libro fue escrito por ALFREDO VILLAVERDE Escritor. Presidente de la AECLM que dice asi:

Dijo Flaubert que escribir es una manera de vivir y Rolando Vera entendió ya desde su juventud más temprana que ese sería su destino. Desde entonces ha dedicado su vida a la creatividad: palabra, música, pinceles, son las herramientas que ha utilizado para dejarnos constancia de su peripecia existencial aunque él se considera sobre todo poeta a la hora de expresar ese apasionado sentir que llega hasta nosotros en forma de libros, canciones, cuadros, conferencias, y también de la amistad. «La lozanía de los inmortales» (hermoso título) viene ahora a testimoniar esa visión cósmica, a veces atormentada, a veces esperanzada, del poeta. Este libro que el autor califica como novela pero que en absoluto creo sea una historia de ficción escrita en prosa como señala en su definición la RAE sino la expresión más honda y humana del autor desde su sedimento y su latido poético. Vida y muerte, eros y tánatos, plenitud del amor y dolor de ausencia, corporeidad y reencarnación, retorno a la inocencia como La lozania.ok:RVP 5/5/16 17:38 Página 11 sanación, cierta dejación hacia esa unión con Dios que conduce al infinito, son algunos de los parámetros esenciales de este largo poema que Rolando Vera nos deja con su verbo lírico, apasionado, circular, a veces obsesivo, en el que va desgranando esa ceremonia de purificación que le guía por los caminos de la mística hacia su unión con la eternidad. Ciertamente, la lozanía de todo lo inmortal es un atributo poderoso para nuestra identidad de seres humanos sometidos al imperio de la frágil llama de la existencia. Vera nos dice: Exáltate dentro de ti y sal de ti exaltado hasta el infinito. En la mejor tradición de los místicos sufíes como Rumí y de cierto paralelismo vital con Kabir, el impulsor del movimiento devocional en la India, Rolando Vera nos deja una prosa filosófica y poética, ardorosa y reflexiva, circular en tanto en cuanto planea sobre sus constantes humanas pero directa en su búsqueda de la unión con la divinidad a través de la única vía posible: el amor. Esa exaltación mística tan presente también en mi obra cuando en mi libro «Al amor de tu lumbre» digo: Mirarte en mi interior, mar que nutre / de formas y colores mi ceguera / hasta entrever la luz que hacia Ti guía, porque es justamente desde lo más profundo de nosotros desde donde se expande ese rayo de luz que nos aproxima y muestra el camino hacia lo eterno. Rolando Vera recorre muchos caminos en el libro en su busca de la luz, esa luz que Goethe reclamó en la hora de su muerte y que todos ansiamos detentar para que nos guíe hacia la inmortalidad.

El autor, des velado de tanto vivir, amanecer y trasnochar, pulsando ceremoniosamente los incontables latidos de su corazón, la vida, mi vida, la de todos los seres vivos que tienen un alma y un espíritu también, conformándose en sus esencias con las otras vidas que palpitan allá en el espacio sideral, la vida, su semblante pálido y a la vez sonrosado en una metamorfosis transfigurada en todos los sentimientos humanos con sus propios destinos mortales de alegría y dolor. Por encima de cualquier otra apreciación, esta obra es fruto de una trayectoria vital intensa, de un camino en pos del conocimiento de si mismo y de nuestra conexión humana con otra dimensión infinita. Es por ello que su lectura no nos deja indiferentes ya que es fruto de ese dolorido sentir garcilasiano que en nuestro autor se expresa con rotundidad y anhelo cuando dice: La realización de tu plenitud divina (Dios) es la esperanza mía ahora y de mañana, tu aliento divino es como el aire puro y fresco de la vida que respiro, tus ojos son como los de las estrellas que resplandecen de amor en el cielo y tu lejanía aparente está tan cerca de mí, tan cerca, que tu alegría es mía de repente y mi dolor es tuyo, tan de ti, que en ti me arrullo como las aguas dulces en las orillas del mar y tu me abrazas como el sol abraza a mi mágico jardín o como a un niño que recién empieza a amamantar. En este tiempo de cultura ligera y de exaltación de los valores mundanos, bien venido sea este nuevo libro de Rolando Vera, filosófico, profundo, que nos ayuda a pensar sobre nuestra condición en el mundo y nuestra conexión con el más allá, por lo que felicito a su autor y le deseo la mejor de las suertes en este avatar por los difíciles caminos de la literatura.

Firmado: ALFREDO VILLAVERDE Escritor. Presidente de la AECLM.

Advertisement

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here