Dos familias del condado de Dallas marcaron un hito que impactará a sus familias y comunidades

0
137
Familia de Manuel Caballero en la ciudda de Irving, Texas.

Esta primavera, dos familias del condado de Dallas marcaron hitos importantes que podrían afectar no solo a sus hijos sino también a sus comunidades: Respondieron al censo de los Estados Unidos por primera vez como hogares individuales.

Manuel Caballero, quien reside en Irving con su esposa y dos hijos, había sido incluido en el pasado en el censo de sus padres, pero este abril, cuando llenó la forma para su propia familia, sintió un gran logro.

“Como inmigrante a este país, algunas veces uno se siente como que tiene que pagar para poder pertenecer o ser incluido, pero esta vez fue diferente”, dijo Caballero. “Sabía que al llenar esta forma, lo que solo toma 10 minutos, me estaba asegurando que me haría contar para que mis hijos puedan tener representación equitativa. Y aún más relevante es que tendrán un sistema educacional con los fondos apropiados, disfrutarán de actividades extra escolares y un programa de comidas nutritivas en la escuela”.

Familia Morales.

Dorita Morales sintió algo similar cuando respondió al censo en abril contándose a si misma, a su marido, sus dos hijos, y su nieto como parte del conteo decenal de la población de Garland.

“Me sentí excelente, muy feliz de hacernos contar de decir que aquí estamos”, dijo.

Ambas familias aprovecharon la versión en línea del censo que se ofreció por primera vez este año. El acceso en línea está disponible, pero los residentes también pueden responder por teléfono o llenado la forma y mandándola por correo. Se puede encontrar información acerca del censo en www.2020census.gov.

“A pesar de las circunstancias difíciles que nuestra comunidad ha enfrentado en los últimos meses, hemos continuado comprometidos a lograr un conteo preciso y completo”, dijo Sophia Johnson de Alpha Business Images, la agencia de mercadotecnia encargada de la diseminación de información acerca del censo. La fecha límite para responder ha cambiado al 30 de septiembre, así que todavía hay tiempo para que otras familias como los Caballero y los Morales se hagan contar. Un conteo preciso asegurará que recibiremos fondos, recursos y representación adecuados para nuestra comunidad”.

Morales dijo que quería alentar a otras familias para que respondan al censo este año sin miedo y sin preocupaciones acerca de su estado migratorio o del país del que provienen porque el censo cuenta a todos los que viven en los Estados Unidos para el beneficio de toda la comunidad.

Según la Oficina del Censo, la información personal no se puede compartir con ninguna agencia policial ni inmigración. Es más, es confidencial durante 72 años.

“Creo firmemente que para poder ser parte de algo, tú tienes que poner de tu parte”, Caballero dijo. “Podemos disfrutar de los beneficios que otros lograron para nosotros. Estaban comprometidos a participar en sus deberes cívicos como el votar y el responder al censo. Ahora es nuestro turno de seguir adelante para nuestras familias”.

Advertisement

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here