Home Educacion En Irving, Texas los inmigrantes logran hablar inglés porque tienen un Ángel...

En Irving, Texas los inmigrantes logran hablar inglés porque tienen un Ángel llamado Elvia Wallace-Martínez

124
0
Información comercial
Abogada Margaret Donelly

Irving, Texas. Martes, agosto 02 del 2022. En la ciudad de Irving han tenido el privilegio de contar con la gran ayuda de la señora Elvia Wallace-Martínez, fundadora de la organización sin fines de lucro que se llama DCET, quien actualmente es la Directora ejecutiva de la entidad que ha servido a miles de personas que no hablaban, ni entendían el idioma inglés y gracias al gran corazón de la señora Wallace, les ayudo a decir sus primeras palabras en inglés y hoy son ciudadanos.

En esta oportunidad la historia se repite una vez más con nuevos protagonistas y es la señora Wallace quien nos cuenta con sus palabras la siguiente historia:

“Queridos amigos: A lo largo de veintisiete años ha sido un placer traer a Irving, Texas, Dallas y Grand Prairie, programas educativos, culturales y comunitarios que ayudan a las personas analfabetas a lograr el éxito en el aprendizaje de la escritura y la lectura. No saber leer es un tema crítico que afecta la economía no solo de una ciudad, sino también de nuestro País” dijo la señora Wallace.

He tenido el gusto de conocerla trabajando junto a su esposo y su familia en favor de la comunidad, sacrificando su tiempo para ayudar a los inmigrantes del norte de Texas y es una persona que nunca se cansa, siempre ofreciendo sus conocimientos a los recién llegados. Es una Maestra de la vida innata, con unos dotes excepcionales que la hacen ver muy dulce y todo el tiempo ofreciendo su cariño a los desprotegidos.

“DCET se enorgullece de tener muchos casos de éxito que superan desafíos como el caso del señor Sotero. Lo invitamos a unirse a nuestros esfuerzos para enfrentar esos desafíos. Todos podemos estar extraordinariamente orgullosos de historias de éxito como la que está a punto de leer” añadió la señora Wallace.

Antes de leer la historia del señor Sotero, la Directora de DCET ha solicitados que le ayúdenos a divulgar e invitar a la comunidad para que asistan a la próxima RECEPCIÓN DE GRADUACIÓN y RECONOCIMIENTO que se cumplirá el sábado 6 de agosto del 2022 a las 10:00 am, en las instalaciones del Centro Recreativo “Georgia Farrow Recreation Center” localizado en el 530 Davis St. Irving, Texas 75061.  

“Estamos orgullosos de presentar a los egresados y casos de éxito como este en el cumplimiento de nuestra misión para proporcionar programas de alfabetización, programas de desarrollo de la fuerza laboral y otras iniciativas educativas y culturales para inmigrantes de bajos y moderados ingresos, jóvenes hispanos/latinos y sus familias en su proceso de integración, asimilación y aculturación, permitiéndoles convertirse en miembros más productivos de la sociedad” puntualizo la señora Wallace.

Historia del señor Sotero:

“Don Sotero” -Un orgullo de este país-

Verónica terminó un curso de alfabetización informática y luego invitó a su papá a tomar clases de ESL en La Escuelita (The Little School), un centro de aprendizaje comunitario de DCET en Irving, Texas, donde pasó 6 meses estudiando.

La esposa de Sotero se quedó sola con 3 hijas que criar después de sufrir la partida de su esposo, quien primero cruzó la frontera entre Estados Unidos y México con sus 2 hijos mayores. No mucho después, Sotero, entonces de 30 años, recibió una llamada de larga distancia de su esposa anunciándole el asesinato de su hija de 11 años, quien intentaba defender el robo del ganado de sus padres en su pequeño rancho en Michoacán, México.

La tragedia y la pobreza que vivía la familia hizo que Sotero tomara la determinación de regresar a los Estados Unidos con la idea de traer algún día a toda su familia a la Tierra de las Oportunidades. Este valiente hombre, arrancado de su patria a causa de la cruel tragedia, se instaló en este gran país con el sueño de convertirse algún día en ciudadano estadounidense. Sabía que había más en la vida que la pobreza extrema y el dolor que él y su familia habían experimentado.

El trabajo duro nunca ha sido un enemigo de este inmigrante mayor. Trabajó muy, muy duro en dos y a veces hasta tres trabajos para crear un hogar para su esposa y 5 hijos. Él y sus dos hijos mayores solicitaron la residencia legal a principios de los años 80 cuando la amnistía estaba abierta a los inmigrantes que calificaran. Obtener la ciudadanía permitiría a los hermanos y a su padre reclamar al resto de la familia. Ambos jóvenes hijos alcanzaron su meta, pero no Sotero. Su dificultad para entender y hablar inglés fue un obstáculo para aprobar el examen de ciudadanía.

Empleado por el aeropuerto de Dallas Fort Worth, se volvió más seguro financieramente y Sotero volvió a su sueño de convertirse en ciudadano. A pesar de no aprobar el examen la primera vez, está ansioso por lograrlo esta vez. Sotero siguió el consejo de su hija de venir a “La Escuelita” para prepararse para el examen de ciudadanía.

Después de pasar casi 4 años estudiando, Sotero se enorgullece de haber alcanzado su objetivo y exclama con orgullo: “Si no tienes tu Ciudadanía no puedes votar, entonces no tienes derecho a elegir a tus funcionarios. Alcancé mis metas gracias a mi formación en DCET/La Escuelita. ¡Dios mío! Lo hice, se ríe. Pero no fue fácil. Necesitas determinación y disciplina para alcanzar tus sueños. ¡Para aprender inglés y hablar con fluidez tienes que ir a la escuela todos los días! Así lo hice y finalmente soy un orgulloso ciudadano de este país.

Sotero Arellano, de 74 años, venía a “La Escuelita” de DCET casi todos los días después del trabajo. Traía desde papel higiénico, hasta gaseosas; a galletas para todos los alumnos, profesores y voluntarios. Este fue su gesto de agradecimiento al DCET por todo lo que recibió durante 6 años desde que comenzó como estudiante de ESL, luego Alfabetización en Computación y finalmente preparación para la Ciudadanía.

En clase Don Sotero se sentaba frente a la computadora y solía repetir: “La bandera de los Estados Unidos de América, tiene 50 estrellas, los colores de la bandera son: rojo, azul y blanco”. Estiraba los brazos y decía en voz alta a todo el mundo en inglés: “break time, cookie time!” Los estudiantes quedaron abrumados con esta actitud amistosa y divertida.

Casi entre lágrimas solía compartir con sus compañeros: “Casi olvido aquellos duros días de sufrimiento cuando trabajaba como lavaplatos, y los recuerdos de dejar a mi madre en México hace treinta años. Compañeros amigos: Tenemos que estudiar mucho y aprender inglés para ser más productivos en este país”. Entonces él daría una gran sonrisa.

En la ceremonia de graduación de la clase ESL/Ciudadanía de DCET, Sotero se rió y dijo: “Siempre confié en alcanzar mi meta de convertirme en ciudadano de los Estados Unidos y hablar inglés con fluidez. Mi sueño se hizo realidad y ahora soy un orgulloso ciudadano de los Estados Unidos de América. La fe y la esperanza siempre estuvieron ahí, ¿y quién sabe? ¡Algún día, puedo ser el Director de este gran centro de aprendizaje comunitario LA ESCUELITA, y podría enseñar lo que me han enseñado! Vivo mi trabajo voluntario comunitario en DCET y quiero inspirar a otros a aferrarse a sus sueños, como lo hice yo, ¡hasta que este sueño se haga realidad! ¡Estoy ahí ahora!

Dios me ha levantado en sus brazos desde ya mi mayor esperanza es que ese algún día; Veré a mi preciosa hija en el cielo”.

Por primera vez en su vida, Sotero Arellano solo comenzó a trabajar un turno en lugar de dos. Trabajaba tan duro cortando los árboles de los aeropuertos, limpiando los pisos y llevando a otros trabajadores a tirar arena en las entradas del aeropuerto… Ahora sus beneficios de seguridad social le permitían jubilarse y descansar.

NOTAS DESTACADAS DE DON SOTERO ARELLANO:

· Sotero Arellano fue estudiante de DCET/Believe in Yourself, Inc. por 6 años.

· Bernardo Arellano, hijo de Don Sotero fue un maestro voluntario por 3 años en la institución.

· La hija de Sotero Arellano, Verónica, terminó un curso de Alfabetización Informática de 180 horas.

· Sotero Arellano asistió a LA ESCUELITA todos los días por 4 años para estudiar el curso de preparación de ciudadanía.

· Sotero Arellano hizo trabajo voluntario en DCET por 5 años

· Sotero Arellano se ha convertido en ciudadano de los Estados Unidos de América.

Quiropráctico Dr Peralta
Previous articleJueves 4 de agosto del 2022 se reciben solicitudes para entregar “Camas gratis para niños”
Next articleVictoria de LULAC en corte Federal que anula requisito de residencia para votar en Texas